viernes, 8 de enero de 2010

Artículo sobre una triste realidad

Un artículo inédito que escribí para una sección cultural de un periódico. No lo publicaron por resultar incendiario digo yo... En su lugar publicaron un anuncio del Corte Inglés




Rincón de cine
por Manuel Ferri

Comenzamos esta sección de actualidad cinematográfica con una necrológica. Y no nos referimos a ningún actor recientemente fallecido. Hoy nuestro pésame es para aquellas personas que compartieron sueños y esperanzas en la oscuridad de la sala del cine Avenida, clausurado desde el año 2005. Recordamos la fecha porque durante años ha conservado en su fachada los carteles de la última película que proyectó, Adivina quién (triste fin de fiesta para un cine). También en su historia se recordará el año 2009, que a partir de hoy será el año en que, rotas todas las esperanzas por los amantes del séptimo arte que soñábamos con una restauración digna, ha pasado de ser un edificio histórico a un almacén. De “Cine Avenida” a “El Corte Shangay”. Me ahorro el describirles qué tipo de productos ofrece ahora a sus clientes, sólo les diré que entré con unos amigos a ver qué quedaba del antiguo cine y pudimos comprobar que hasta la estructura había sido alterada para adaptarla a la “estética cero” de este tipo de establecimientos. Se conservaban en las paredes algunas pinturas originales del edificio, eso sí, ocultas tras montañas de cajas.
Me recordó a la película Titanic, cuando toda aquella edificación flotante se hunde en el fondo del océano. Este cine no era un transatlántico, pero también ha chocado contra un gigante iceberg asiático y permanecerá hundido entre productos a partir de 60 céntimos.

1 comentario:

Gárgamel dijo...

Qué recuerdos de la última sesión los fines de semana...